CUATRO TERCIOS: MUCHO QUE CONTAR

 

Comienzos

Desde un principio me despertó simpatía el estándar Cuatro Tercios introducido por Olympus, con la colaboración de Kodak, en el mercado de los equipos SLR digitales, así lo manifesté en repetidas ocasiones en esta Web, la única reticencia para entrar en él era el temor de que al tratarse de un sistema totalmente nuevo, que rompía con todo lo anterior dominado por el formato de la película universal de 35mm, no cuajase y terminase por desaparecer en poco tiempo. Al final me he convertido en un usuario más de este sistema y mis dudas acerca de su longevidad se han disipado. 

Sustituir la película fotosensible por el sensor de imagen supuso un cambio radical a la hora de diseñar un objetivo, la prueba la tuvimos con los modelos compactos digitales, un zoom 8-24mm gracias al reducido tamaño del CCD, con respecto a la película fotosensible de 35mm, puede ser equivalente a un 35-105mm del formato “tradicional”. Esa diferencia de tamaño hace posible la construcción de ópticas más pequeñas y luminosas, e incluso compactas con súper-zoom (12x y 15x) impensables para el formato clásico por las enormes dimensiones que alcanzarían y lo carísimas que resultarían.

Si el mundo de las cámaras compactas se revolucionaba con la tecnología digital (CCD y CMOS), el mundo de los equipos SLR parecía que seguía anclado al pasado, condicionado por la medida de la película fotosensible de 35mm. Por un lado los fabricantes se afanaban en producir sensores con un tamaño equivalente al del “carrete” y por otro seguían fabricando los mismos objetivos diseñados para el rollo de película. La tecnología digital en el mundo SLR parecía que únicamente aportaba como diferencia el soporte para captar la imagen (luz), pero no añadía nada nuevo para aligerar el peso y reducir tamaño de los objetivos o incrementar su luminosidad, hasta que Olympus presentó su E-1 como primer modelo del estándar Cuatro Tercios, un formato reflex enteramente digital, fue el comienzo de un nuevo camino.

 

Olympus E-1

Fue presentada en junio del año 2002 como el primer modelo reflex "totalmente digital" y desde luego marcó un antes y un después en el terreno de la fotografía digital SLR. En algunos aspectos todavía no ha sido superada.

 

Características

El nuevo estándar Cuatro Tercios es un formato reflex innovador y desarrollado desde un inicio para el soporte digital, escapando de los condicionantes de la fotografía de soporte químico y abierto a otros fabricantes. Actualmente colaboran en este sistema además de Olympus y Kodak: Leica, Panasonic, Sigma y Fujifilm.

La primera ventaja del Cuatro Tercios es su tamaño, porque al ser más pequeño que el clásico 24x36mm de la película de 35mm permite la construcción de objetivos más pequeños, ligeros y luminosos. Además se ha buscado la optimación mecánica a través del diámetro de la montura de los objetivos, la distancia del plano focal y la posición del sensor, y todo ello en función del tamaño del sensor tipo Cuatro Tercios, que tiene una medida de 13x17.3mm. Su formato más cuadrado permite un mejor aprovechamiento de los objetivos.

 

 

A la izquierda podemos apreciar que la diferencia de tamaño entre el sensor de imagen tipo Cuatro Tercios y APS-C es bastante pequeña, aunque suficiente para que el factor multiplicador en el estándar 4/3 sea x2 y en el APS-C resulte x1.5, lo que significa que un objetivo de focal 100mm en el formato tradicional equivale a un 200mm en el 4/3 y a un 150mm en el formato APS-C, es decir, esa ligera merma de superficie supone una gran ventaja a la hora de diseñar objetivos, ya que pueden construirse teles y super-teles más pequeños, ligeros y de gran luminosidad, sin renunciar a ópticas gran-angulares.

Nota: El sensor tamaño APS-C (fondo verde) es actualmente el más empleado en equipos digitales réflex.

 

Al igual que las compactas digitales cuentan con ventajas respecto de sus homólogas de “carrete” o clásicas, el sistema SLR digital Cuatro Tercios tiene las mismas ventajas sobre los equipos réflex clásicos. A saber:

- Equipos de menor tamaño y más ligeros.

- Objetivos con mayor profundidad de campo, más posibilidades de acercamiento al motivo.

- Ópticas de gran luminosidad.

Un claro ejemplo de lo apuntado anteriormente es el cuerpo profesional de la Olympus E-1, robusta, pequeña y ligera, o el objetivo Zuiko Digital 14-54mm (equivalente a un 28-108mm) 1:2.8-3.5, prácticamente sin distorsión en cualquiera de sus focales, sin viñeteo apreciable y, sin duda, es el objetivo zoom con esas focales más luminoso, pequeño y ligero que existe, y que por el momento no ha sido superarda por otros fabricantes.

 

La combinación del Zuiko Digital 14-54mm y el CCD de la Oympus E-300 da como resultado imágenes de un detalle y una riqueza de tonalidades de color difíciles de superar.

Foto realizada con la focal 14mm, equivalente a 28mm.

 

 

 

Ópticas

A la hora de adquirir un equipo reflex hemos de poner un especial énfasis en los objetivos, porque éstos superaran sin duda en longevidad al cuerpo de la cámara. Cuando alguien me pregunta: ¿qué reflex me compro?; siempre le respondo: piensa que objetivos le quieres poner y lo sabrás.

Los objetivos diseñados para el sistema Cuatro Tercios de Olympus superan en rendimiento a las ópticas de las otras marcas, dirigidas a equipos SLR de formato APS y “fotograma completo” (mismo tamaño que la película de 35mm), porque los Zuiko Digitales han sido construidos especialmente para obtener el máximo rendimiento con un sensor de imagen digital, mientras que el resto de fabricantes sigue produciendo objetivos con un diseño desarrollado para la película fotosensible, salvo contadas ópticas para el formato APS-C pensadas para el fotógrafo amateur y de discutible calidad.

No nos engañemos, un sensor tiene un comportamiento diferente al de la película, para empezar la superficie de esta última es totalmente lisa mientras que la superficie de un CCD o CMOS no, por ello aunque la luz no incida perpendicularmente sobre la película fotosensible no apreciaremos merma de resolución o viñeteo, pero un objetivo convencional combinado con un sensor producirá inevitablemente bordes blandos en la imagen resultante y viñeteo, en especial en las focales angulares con valores de diafragma abiertos, porque los CCD y CMOS tienen una superficie irregular y algunos píxeles producirán sombras sobre sus vecinos y esa carencia de captación de luz se traduce en los defectos apuntados anteriormente.

Si examinamos el catálogo de objetivos Zuiko Digitales veremos que cuenta con quince objetivos, más que todos los objetivos “digitales”(formato APS-C) juntos del resto de fabricantes. Y por si fuera poco a esos objetivos de Olympus podemos añadir los Sigma DC montura 4/3 y Leica D, lo que significa disponer de cerca de una treintena de ópticas.

 

Sensor

La diferencia con el resto de fabricantes también la maraca el sensor de imagen fabricado por Kodak especialmente para el Cuatro Tercios, los CCD y CMOS presentes en el resto de réflex digitales son tipo “interlineado” lo que supone que el 40%, o más, de la superficie de cada píxel es ciego y se emplea para trasmitir la información capturada, por el contrario el CCD de la Olympus E-1, E-300 y E-500 son “progresivos”, también denominados como de “cuadro completo”, y tienen como particularidad contar con toda su superficie sensible a la luz. Esta característica facilita el mejor aprovechamiento de la luz que incide sobre la superficie del sensor y su correspondiente traducción en imágenes de alto rango dinámico. Los nuevos NMOS de la E-330, E-410 y E-510 cuentan igualmente una superficie sensible a la luz mayor que un CMOS convencional.

 

Una de las particularidades del sensor de imagen del sistema Cuatro Tercios es su mayor superficie sensible a la luz que se traduce en imágenes con una amplia gradación de color gracias a su elevado rango dinámico.

Foto realizada con una Olympus E-300

 

 

 

Conclusión

Después de todo lo dicho, el sistema cuatro tercios tiene unos claros argumentos para tenerlo en cuenta si queremos hacernos con un equipo reflex:

- El formato: El CCD más apropiado para aprovechar al máximo un objetivo sería cuadrado o en su defecto lo más cuadrado posible. Si observamos las proporciones apreciaremos que en el 4:3 el tamaño de la imagen es más cuadrado que el de la foto tradicional, el resultado es una copia de 15x11,25 frente a los 15x10 del 3:2 del formato “35mm” clásico.

- El sensor: El Cuatro Tercios es levemente menor que el APS-C y considerablemente más pequeño que el fotograma de la película de 35mm, lo que permite la construcción de objetivos más pequeños, ligeros y luminosos, como el Zuiko Digital 50mm F2, que equivale a un 100mm. También nos beneficiamos de las dimensiones del sensor 4/3 con los objetivos diseñados inicialmente para el formato APS digital; por ejemplo el Sigma 55-200mm, que en una Pentax SLR equivale a un 82-300mm, con una Olympus SLR se corresponde con un 110-400mm, y a pesar de que la construcción del Sigma no es telecéntrica su diseño desarrollado para un sensor APS (ligeramente mayor que el 4/3) resulta beneficioso, al atenuarse los típicos defectos de viñeteo, esquinas blandas y falta de contraste en los bordes, logrando por tanto un rendimiento mejor y más homogéneo con una Olympus, que con una Pentax u otro modelo SLR cualquiera con CCD APS-C. Además la inferioridad de tamaño del sensor de imagen tipo Cuatro Tercios se ve compensada por su tecnología que permite una mayor superficie sensible a la luz de los píxeles que lo componen.

- La montura: Al tratarse de una montura “genérica”, diseñada acorde con la medida del sensor, el resto de los fabricantes de equipos ópticos la podrían adoptar y diseñar objetivos, tal y como ya lo ha hecho Leica con su serie D. Esto es un gran adelanto porque sin necesidad de adaptadores podremos intercambiar cuerpo y objetivos de distintos fabricantes.

- Los objetivos: Son completamente nuevos y diseñados para este tipo de sensor, con una gama de focales que va desde 7mm hasta 300mm, que traducidos al formato tradicional irían desde un súper angular de 14mm hasta un tele de 600mm. Para mi es uno de los mayores atractivos, porque su calidad y en especial su rendimiento supera a la competencia. Además podemos olvidarnos de hacer cábalas acerca del factor multiplicador, porque siempre será x2, y no podemos decir lo mismo de los otros fabricantes de equipos SLR donde conviven varios formatos de CCD o CMOS, de tal manera que el factor multiplicador puede ser x1, x1.3. x1.5 o x1.6, lo que supone un cierto peligro, porque si compramos un objetivo pensado para un tamaño APS factor x1.5 o x1.6 no nos servirá para un modelo con factor 1x o 1.3x.

 

El estándar Cuatro Tercios tiene ópticas suficientes para afrontar cualquier tema, en función de nuestras necesidades, gustos e incluso economía. Se dividen en tres categorías:  ultra-profesionales, profesionales y amateur. De los profesionales yo destacaría tres que considero que por su relación calidad-precio sobresalen.

Zuiko Digital 11-22mm 1:2.8-3.5

Zuiko Digital 14-54mm 1:2.8-3.5

Zuiko Digital 50mm 1:2

 

 

Opciones

He dicho muchas cosas del sistema Cuatro Tercios pero a alguien se le puede ocurrir que no lo he comparado con otra marca, de hecho creo que no he mencionado a ninguna de las que podíamos considerar como "competidoras", la razón es que creo sencillamente que en su categoría no tiene competencia, me explico, hay únicamente dos opciones a la hora de adquirir un equipo réflex y son:

1. SLR enteramente digital: De momento en esta categoría está solamente el cuatro tercios, con equipos de Olympus - Leica - Panasonic. En este caso estaremos apostando por un sistema realmente digital olvidándonos de los condicionantes del pasado derivados de las características de la película.

2. SLR con montura "clásica" y CCD o CMOS incorporado: Aquí podemos agrupar al resto de marcas, es decir, las no mencionadas anteriormente (Canon, Nikon, Pentax, Sony...) que adoptaron una aptitud conservadora, así pueden aprovechar todos los objetivos que ya figuraban en los catálogos de la "era del carrete" sin necesidad de arriesgarse a fracasar en su intento por innovar (os recuerdo que Sony ha "heredado" el extenso catálogo de objetivos de Minolta rebautizados).

Esa misma división ya la hice en un artículo de la sección actualidad (con anterioridad a la compra de mi E-300), pinchando sobe este enlace lo podréis leer: http://www.fotobasica.com/actualidad/2006/febrero/Reflexcordura/reflexcordura.htm

Yo siempre tuve clara cual iba a ser mi elección, aunque he de reconocer que no tener objetivos "clásicos" de ninguna marca en concreto me facilitó las cosas.

 

Futuro

El futuro del estándar Cuatro Tercios se me antoja halagüeño. Aunque no comparto la política de mercado de Olympus en lo referente al marketing, he de reconocerle como virtud su interés por la innovación: Filtro de Ondas Supersónicas para asegurarnos una protección efectiva contra el polvo en el sensor, visor tipo Porro en los modelos E-300 y E-330 para conseguir un diseño compacto, mapeado de píxeles para corregir los píxeles defectuosos, sensores de Cuadro Completo para incrementar sus superficie sensible a la luz, etc.

 

 

Muchos esperamos impacientemente la llegada de la nueva SLR profesional de Olympus. ¿Qué sorpresas nos deparará?

Además de todo lo andado existen nuevos proyectos en marcha, como los nuevos objetivos anunciados y un esperado cuerpo SLR profesional que dará el relevo a la Olympus E-1, producción de nuevos objetivos por parte de Panasonic-Leica. Y tampoco seria de extrañar ver en un futuro no muy lejano un cuerpo SLR de Sigma, con sensor tipo FOVEON y montura Cuatro Tercios, o un cuerpo reflex Fujifilm S para este mismo sistema con su Súper CCD.

El que quiera más información sobre el Cuatro Tercios aquí puede encontrarla: http://www.four-thirds.org/en/

 

Confío en que mis amigos propietarios de cámaras reflex de la familia "SLR digital con montura clásica" me sigan hablando después de leer este artículo de opinión. Además a la hora de adquirir un equipo entran en juego otros factores que aquí no he mencionado y que pueden conducirnos a un fabricante en particular.

 

Ricardo Salgado 07-05-2007 fotobasica.com